miércoles

El abanico:


Tiene historia pero no tan antigua como pensamos, si bien utensilios para abanicarse los hay desde que el mundo es mundo, son milenarios y los encontramos en diferentes civilizaciones, (uno de los primeros abanicos que se conocen fue el flabelo egipcio que también usaban los griegos y romanos para espantar insectos), pero el abanico de varillas tiene más o menos cinco siglos, alrededor del 1.400 llegaron a China desde Corea y de allí los trajeron a España, Portugal, e Italia los descubridores, aunque parece que fueron los jesuitas quienes los trajeron a Europa. Su época de máximo esplendor fue durante el siglo XVII y siguiente coincidiendo con el  reinado de los Luises XIV y XV en Francia y Felipe IV y Carlos II de España, siendo un complemento indispensable para las damas de la corte.
Se utilizaban materiales de auténtico lujo, como piedras preciosas, tafetán de Florencia (las telas italianas eran consideradas las más lujosas del mundo), oro y metales preciosos, etc. En el siglo XVII hacen su aparición en Inglaterra, pero el varillaje estaba sujeto a un mango rígido. Eran de gran tamaño, y adornados con motivos diversos, pintados por artistas de renombre.
El abanico sabe hablar, tiene un lenguaje propio que cuando lo conocemos resulta dilucidador de secretos, un lenguaje cifrado con el que incluso se podrían pasar contraseñas (nada que ver con el password) su terminología  se llama campiología.
 
Su aprendizaje solo requiere memoria (tiene varios signos) y habilidad en las manos, es un lenguaje amplio que puede variar según el país y el autor y se utiliza abierto, con solo tres varillas desplegadas o cerrado. La formas de abanicarse también informan sobre el estado civil de la dama, soltera, casada o viuda.
El abanico es un utensilio de pocas piezas y ningún mecanismo y una estructura sencilla, las varillas, de material diverso (caña, bambú, plástico...) el clavillo, es el elemento que une las varillas (engarzándolas por su extremo perforado), el país, hace de membrana de unión de las varillas entre sí, pudiendo ser. (papel o cualquier otro material) y es la parte más vistosa y decorada del abanico, y los padrones, son los guardas de las varillas son más gruesos que estas y de diferentes materiales ( marfil, carey, nácar)
Una curiosidad en Perú tienen siete varillas como los días de la semana y son geniales para pactar citas. Por ejemplo, tres golpecitos dados discretamente con la uña sobre la cuarta varilla quiere decir "El jueves a las tres". Si el abanico se abre inmediatamente después del gesto anterior, añade al significado anterior "En vuestra casa". Si se cierra rápidamente, quiere decir "En la mía".
Los abanicos son unisex, aunque los utilizamos mas las mujeres. Enrique III de la corte francesa era un fan de ellos y muchos caballeros los han utilizado por su utilidad y fácil transporte.
Hay otros tipos de abanicos, abanicos de baraja o reversibles solo de varillas de pala ancha con calados unidas por una cinta, abanicos de violín ribeteados con plumas o lentejuelas y que cerrados nos recuerdan a este instrumento musical, abanico mágico, reversible con doble país, y abanicos indios, abanicos chinos.

Pintores como Goya o Velázquez, entre otros muchos, han plasmado en sus cuadros preci0oosos abanicos en manos femeninas.
También contamos con nombres propios en los artesanos, Juan Sánchez Cabezas, Francisco Álvarez de Borja y Jerónimo García, destacando como pintor de abanicos Juan Cano de Arévalo
Y en 1802 existe ya en Valencia una Real Fábrica de Abanicos, destacando esta comunidad a nivel europeo en la industria abaniquera.

Si bien los jesuitas trajeron los abanicos a Europa entrando por España, la industria abaniquera creció antes en Francia y en Italia, pero con el tiempo España se puso a la cabeza y los abanicos españoles ganaron fama por su buena factura, en Cádiz existe el primer taller escuela de abaniquería y en la actualidad casi exclusivamente se fabrican en España, hablando de Europa porque a nivel mundial China está a la cabeza.
Hemos dicho que el abanico sabe hablar pero también sabe bailar, hay manos privilegiadas que los mueven al ritmo de la música creando espectáculo. 
Ejemplos del lenguaje:
1. Abanicarse rápidamente. Te amo con intensidad.
2. Abanicarse lentamente. Abanicarse de forma pausada, significa soy una señora casada y me eres indiferente. También si se abre y cierra muy despacio significa esto.
3. Cerrar despacio. Este cierre significa un "Sí". Si se abre y cierra rápidamente significa, "Cuidado, estoy comprometida".
4. Cerrar rápido. Cerrarlo de forma rápida y airada significa un "No".
5. Caer el abanico. Dejar caer el abanico significa: te pertenezco.
6. Levantar los cabellos. Si levanta los cabellos o se mueve el flequillo con el abanico significa que piensa en ti, que no te olvida.
7. Contar varillas. Si cuenta las varillas del abanico o pasa los dedos por ellas quiere decir que quiere hablar con nosotros.
8. Cubrirse del sol. Significa que eres feo, 
que no la gustas.
9. Apoyarlo sobre la mejilla. Si es sobre la mejilla derecha significa "Si". Sobre la mejilla izquierda es "No".
10. Prestar el abanico. Si presta el abanico a su acompañante, malos presagios. Si se lo da a su madre, quiere decir "Te despido, se acabó".
11. Dar un golpe. Un golpe con el abanico sobre un objeto, significa impaciencia.
12. Sujetar con las dos manos. Si sujeta el abanico abierto con las dos manos, significa "es mejor que me olvides".
14. Cubrirse los ojos. Con el abanico abierto, significa "Te quiero". Si se cubre el rostro puede significar "Cuidado, nos vigilan.
15. Pasarlo por los ojos. Si se pasa el abanico por los ojos significa, Lo siento. Si cierra el abanico tocándose los ojos quiere decir, "Cuando te puedo ver".
16. Abrir el abanico y mostrarlo. Significa, "Puedes esperarme".
17. Cubrirse la cara. Cubrirse la cara con el abanico abierto, significa: Sígueme cuando me vaya.
18. A medio abrir. Apoyar el abanico a medio abrir sobre los labios quiere decir "Puede besarme".
19. Apoyar los labios. Si apoya los labios sobre el abanico o sus padrones, significa desconfianza, "No me fío".
20. Pasarlo por la mejilla. Significa, "Soy casada".
21. Deslizarlo sobre los ojos. Significa: "Vete, por favor".
22. Mano izquierda. Llevarlo en la mano izquierda quiere decir: "Deseo conocerte". Moverlo con la mano izquierda significa: "Nos observan".
23. Mano derecha. Llevarlo o moverlo con la mano derecha, significa: "Amo a otro".
24. Pasarlo de una mano a otra. Significa, "Estás flirteando con otra" o "Eres un atrevido".
25. Girarlo con la mano derecha. Significa: "No me gustas".
26. Tocar la palma de la mano. Quiere decir: "Estoy pensando si te quiero".
22. Mano izquierda. Llevarlo en la mano izquierda quiere decir: "Deseo conocerte". Moverlo con la mano izquierda significa: "Nos observan".
23. Mano derecha. Llevarlo o moverlo con la mano derecha, significa: "Amo a otro".
24. Pasarlo de una mano a otra. Significa, "Estás flirteando con otra" o "Eres un atrevido".
25. Girarlo con la mano derecha. Significa: "No me gustas".
26. Tocar la palma de la mano. Quiere decir: "Estoy pensando si te quiero".
27. Sobre el corazón. Apoyar el abanico abierto sobre el corazón o el pecho, quiere decir: "Te amo" o "Sufro por tu amor".
28. Darse en la mano izquierda. Darse un golpe con el abanico cerrado en la mano izquierda significa "Ámame".
29. Mirar dibujos. Mirar los dibujos del abanico, quiere decir: "Me gustas mucho".
30. Bajarlo a la altura del pecho. Significa: "Podemos ser amigos". También dejarlo colgado, quiere decir "Seremos amigos".
31. Cerrarlo sobre la mano izquierda. Quiere decir: "Me casaré contigo".
32. Saldré. Ponerse en el balcón con el abanico abierto o salir al balcón abanicándose. También entrar en el salón abanicándose.
33. No saldré. Dejarse el abanico cerrado en el balcón, salir al balcón con el abanico cerrado, o entrar en el salón con el abanico cerrado.
34. Arrojar el abanico. Quiere decir: "Te odio". o "Adiós, se acabó".
35. Presentarlo cerrado. Significa: "¿Me quieres?".
36. Sobre la oreja. La izquierda. "Déjame en paz no quiero saber nada de ti". La derecha, "No reveles nuestro secreto".
37. Contar o abrir cierto número de varillas. La hora para quedar en una cita, en función del número de varillas abiertas o "tocadas".
Algunas curiosidades del abanico:
En 1827 el emir de Argelia, Abd-el-Kader, (1808-1883) descargó un golpe con un abanico en la cabeza del cónsul de Francia, monsieur Durval, lo cual colmó el vaso de las hostilidades, provocando con este incidente el inicio de una guerra que llevó a la conquista de Argel por parte de los franceses en 1830.
Catalina de Médicis puso en moda, entre sus damas, un abanico con un diminuto espejo incrustado con el cual contemplaban su peinado y maquillaje y aprovechaban para espiar disimuladamente a otras personas en los teatros y reuniones.
Madame Stael fundó una academia en Inglaterra para enseñar el uso del abanico. Se consideraba que en el manejo de este utensilio se apreciaba la categoría de las damas.  
Los abanicos me apasionan y cuanto más información encuentro más quiero buscar, pero esto es un blog, no una tesis así que aunque yo siga indagando, resumo y termino aquí.

La idea nació de un comentario de nuestra amiga Auroratris

La primera imagen es un regalo de Campirela otra buena amiga y que origino el comentario mencionado

Si os ha parecido interesante ellas merecen los aplausos y de los fallos la culpable soy yo

sábado

Las hilanderas:



 Original y añadido
La fábula de Aracne…  

Oleo sobre lienzo, 167 x 252 cm (1655) Diego Rodríguez de Silva y Velázquez. Museo del Prado
Las hilanderas no es una simple pintura si podemos llamar simple a un cuadro de Velázquez, es una pintura sobre la pintura, una escena frente a otra y un tapiz al fondo pintado copiando un cuadro.
Es una escena costumbrista y dos escenas mitológicas, unidas por la obra del genio que supo poner más de lo que se ve a simple vista, objetos que no son baladíes, que tienen significado, la sabiduría representada por una escalera, el violoncelo como referencia al castigo de Atenea sobre Aracne (se pensaba que la música curaba la picadura de las arañas), la lana y el trabajo continuo que representa, incluso vemos una cortina para representar la imagen como una representación teatral.
Una escena central que es la primera mirada del espectador nos narra una disputa entre un ser divino, como Atenea, y una artista, como lo era Aracne, la nobleza y calidad de las artes figurativas de entonces a debate.
Una obra curiosa digna de la mente del pintor, dejando delante lo secundario y detrás lo principal, hay dos ideas principales, ambas mitológicas.
En primer plano vemos cinco mujeres que preparan las lanas para la fabricación de tapices, dos hilanderas, una vieja que hace girar la rueca frente a otra joven, más tres mujeres que hacen a manera de obreras o ayudantes de las primeras.  Siguiendo en clave mitológica a nuestra derecha, la joven que parece conversar de manera desenfadada con la anciana sería Aracne mientras que la supuesta anciana no sería sino la diosa Atenea disfrazada, Velázquez desnuda su pierna mostrándola joven y le deja un gato a los pies. Un primer plano que nos entretiene admirando unas figuras llenas de realismo, la V formada por las dos protagonistas nos ayuda a dirigir la vista hacia la penumbra y el fondo
Al fondo, detrás de ellas, aparecen otras cinco mujeres ricamente vestidas, sobre un fondo de tapices, están de frente, de perfil de espaldas…  Podrían ser Palas y su alumna, las tres damas que contemplan podrían ser las sirenas de Ovidio  contemplando el enfrentamiento y posterior castigo de Aracne. Veamos en la figura con casco a Atenea que levanta la mano frente a una joven Aracne.
Esta última escena sería la que da título al cuadro ya que recoge la fábula en la que la joven Aracne, al presumir de tejer como las diosas, es retada por Atenea a la confección de un tapiz. El jurado dictaminó un empate pero Atenea castigó a Aracne convirtiéndola en araña para que tejiera durante toda su vida. Todas delante de un tapiz,  y para representar el tapiz hecho por Aracne -dedicado al rapto de Europa por parte de Zeus- Velázquez utilizó un cuadro del mismo tema pintado por Rubens, que a su vez había copiado un lienzo de Tiziano. De ese modo rendía homenaje a esos dos artistas. Diríamos que Tiziano, Rubens, Velázquez es el orden, el original del italiano salió de España en época de Carlos II y se conserva en la actualidad en el Isabella Stewart Gardner Museum de Boston, la obra de Rubens está en El Museo del Prado.

Se puede decir que son 'Las hilanderas' de Velázquez metapintura por excelencia.
Ejemplo de metapintura
Seguimos mirando el cuadro, Impacta la sensación de movimiento de la rueca, la sensación de vida entre las figuras conseguido con distorsión alrededor de los rostros o su efecto borroso, pinceladas sueltas y mas liquidas ¿fue el primero en abanderar el Impresionismo? (faltaban 250 años) Y como en otros de sus cuadros vuelve a recibir la luz de la derecha, para el autor la pintura es un arte liberal. Otro punto en el que vemos a un Velázquez adelantado a su época es que pinta una escena real como algo cotidiano, un realismo social (obreras de  un taller) algo poco corriente, en la época del siglo XVII
Es uno de los máximos exponentes de la pintura barroca española y está considerada como uno de los grandes ejemplos de la maestría de Velázquez. Debemos fijarnos en como combina colores fríos y cálidos lo que utiliza para alejar o acercar las figuras a nuestras miradas
Es un compendio de arte, mitología y tradición. La complejidad de todo lo que se puede leer en 'Las hilanderas' (1655-1660) pone de manifiesto el dominio narrativo de Velázquez.
La fábula de Aracne y El rapto de Europa dos textos mitológicos que ayudan a comprender mejor el cuadro, prestando atención especial a Ovidio, poeta autor de “las Metamorfosis” que merece un repaso atento para llegar a la conclusión del juego de Velázquez; tanto la fábula de Palas y Aracne como la de las sirenas, tienen una lectura sobre los vicios y pecados del príncipe, especialmente de la soberbia y de la lujuria y ya sabemos que el cuadro es una pintura con clave moral y doctrinal.
Detalle
Apuntes:
Los corrillos y chismorreos de entonces defienden la idea de que el pintor quiso llamar la atención de su rey y señor sobre vicios a evitar: la soberbia, la adulación, el pecado carnal…Se tiene la duda de si el rey entendió el elevado lenguaje alegórico y moralizante empleado con los pinceles.
Esta manera de ver el cuadro la conocemos en el siglo pasado, hasta entonces se veía a unas hilanderas y a la infanta Teresa acompañada por damas de la corte visitando el taller de Santa Isabel.  Pero estudiosos como Ortega y Gasset o Angulo, sospecharon que tras esa imagen realista se escondía una narración mitológica. Sus suposiciones se corroboraron cuando se localizó una mención a esta obra en el inventario de bienes de don Pedro de Arce, realizado en 1664. Allí se describe la escena como una «Fábula de Aracne», la hábil artesana a la que Minerva condenó por altiva a convertirse en araña. A partir de ahí se iniciaron estudios más meticulosos hasta mostrarnos una obra con un gran simbolismo.
En 1947 el profesor Diego Angulo añade aun que las dos hilanderas situadas en primer plano en el taller, evocan con su posición a dos Ignudi, o desnudos masculinos, que realiza Miguel Ángel en la bóveda de la Capilla Sixtina.
Se pueden ampliar las imagenes