domingo

Doña Baldomera:


Baldomera Larra Wetoret (Bautizada, María Dolores, como su abuela paterna, se le antepuso el Baldomera en su confirmación, quizás en honor del general don Baldomero Espartero), Madrid 1833, fue una de los tres hijos del periodista y escritor Mariano José de Larra que al suicidarse siendo ella una niña no disfrutó o padeció por ella, nunca la reconoció.
Baldomera casó en 1856 con Carlos Montemar (Montemayor según las fuentes), médico de la Casa Real con Amadeo de Saboya al frente (rey a tiempo parcial), pudo mantenerse hasta la llegada de Alfonso XII, que por ser afrancesado tuvo que dejar el puesto y a Baldomera con sus hijos, huyó a América y aquí sigue la historia: La dama quedó en situación precaria y acudió a prestamistas para ir viviendo y mantener a sus hijos, el alto interés que tenía que pagar la tenían al borde de la desesperación, pero Baldomera que en su infancia fue una brillante estudiante de aritmética en el Instituto Español y era mujer decidida pensó en sacar partido de su penuria montando ella un negocio de préstamos con la intención de recaudar dinero para el tratamiento de su hijo enfermo, dicen que el origen empezó pidiéndole una onza de oro a una vecina con la promesa de devolverle el doble al mes siguiente, ella cumplió y empezaron a llevarle dinero otros vecinos, y sus familiares.
Levantó el negocio gracias al apoyo de un grupo de hombres que participaron en menor o mayor medida, Saturnino Iruega (Isuegas, según las fuentes), que ejerció como administrador; un joven llamado Nicanor, empleado del Teatro de la Zarzuela, y los señores Enciso, Rojas y Casanova; fue el nacimiento de la Caja de Imposiciones que fue cambiando de ubicación hasta quedar instalada en la plaza de la Paja, exactamente en el Teatro de España (desapareció pasto de un incendio), su decoración consistía en cinco mesas forradas de hule, una estufa, un armario y algunos bancos. Por las noches, y los días de fiesta, desaparecía el tinglado oficinesco y dedicábase el local a espectáculos teatrales y bailes públicos. (la voz popular de entonces decía que el negocio instalado en ambiente farandulesco acabó siendo una farsa mas).
Según recogen las hemerotecas hubo labradores que vendieron sus yuntas para dedicar el dinero al negocio de los intereses. También hubo quien enajenó sus fincas para entregar cantidades desorbitadas de capital que desgraciadamente perderían más tarde. Cuentan que hasta hubo niños que llevaron sus huchas. En fin pequeños inversores y gente modesta que sumaron hasta más de 5000 clientes y hablamos de un capital de 18.894.053 reales de vellón (unos 30.000 euros).
Durante los primeros meses, todo marchó sobre ruedas, Baldomera Larra pagaba unos intereses del 30% mensual, a unos con lo que los otros depositantes le entregaban. Hasta que los rumores empezaron a recorrer la ciudad, un impositor fue a reclamar su dinero y aunque ella se lo pagó temió que todos hicieran lo mismo y se sintió presa del pánico pensando en una quiebra inminente si los clientes empezaban a retirar sus depósitos. No se lo pensó mucho y al día siguiente se dejó ver en el palco del teatro de La Zarzuela, pero antes de que terminara la representación se dio a la fuga. Llevándose los 7000 reales de que disponía.
Su plan alcanzó gran popularidad dentro y fuera de las fronteras españolas, su caso apareció en Le Fígaro de París y L'Independance Belge de Bruselas.  Y el afilado ingenio español hizo de su estafa dos canciones, El gran camelo de Dª Baldomera y Doña Baldomera
Esta se dice que fue la primera estafa piramidal conocida de la historia
Al cabo de los meses fue detenida en París bajo una identidad falsa y llevada a Madrid. En mayo de 1879 fue condenada a seis años de prisión por alzamiento de bienes, fallo que confirmó la Audiencia, y llegó a ser portada de El Imparcial y de La Época el 26 de mayo de 1879.
Ella anunció un recurso de casación, pero a última hora, enferma y en la cárcel, desistió de él. El asunto llegó al Supremo de la mano del defensor de Saturnino Iruega, secretario de Baldomera, condenado como cómplice y el abogado Felipe Aguilera sostuvo que la mujer no pudo cometer el delito porque, al ser casada, carecía de la capacidad legal de contratar y obligarse. De esta forma, los contratos de préstamo eran nulos y no podía hablarse de alzamiento de bienes en perjuicio de acreedores porque, jurídicamente, no había tales.
La sentencia, dictada el 1 de febrero de 1881 absolvió tanto a Baldomera Larra como a Iruega. «Es indudable que no participa de todos los requisitos que la ley exige para constituir el delito por cuanto al abrir doña Baldomera Larra, sin autorización de su marido, la caja de imposición ofreciendo a los imponentes ganancias tan pingües (...) semejantes actos no pudieron constituir obligaciones legítimas», dijo el Supremo, para el que los hechos eran una «trascendente inmoralidad, pero no sujetos a la acción de los tribunales». Doña Baldomera fue puesta de inmediato en libertad. La salvó su situación de casada. Algunas de las mujeres implicadas en los procesos actuales quizá preferirían seguir, desde el punto de vista de la actual situación judicial, en un siglo donde los derechos de la mujer eran mínimos pero  “Ser señora de”  en aquella época tenía indudables ventajas procesales.
Baldomera se trasladó a Cuba a vivir con su marido, allí  enviudo y allí falleció.
La historia de Baldomera es uno más de los fallos (que no errores) célebres del Supremo, recogidos en un libro conmemorativo de su bicentenario, editado por el 'Boletín Oficial del Estado',  bajo la coordinación de Jacobo López Barja de Quiroga, juez de la Sala Quinta. En él se analizan 39 casos que marcaron la historia judicial española en los siglos XIX y XX. No sólo es un examen de la respuesta que los jueces dieron a los asuntos de mayor repercusión social, política y mediática en la época; es también un observatorio de la evolución normativa y un reflejo de los valores morales, de las reacciones sociales y de los temores y preocupaciones de cada momento.
El libro comienza con el caso del que fuera consejero de Estado Miguel de Lardizábal, que fue juzgado por sedición tras publicar un manifiesto en 1811 en el que defendía que la soberanía no residía en las Cortes sino en el Rey. El Tribunal Supremo, que fue creado en la Constitución de Cádiz en junio de 1812, anuló la condena de destierro que un tribunal especial designado por las Cortes había impuesto a Lardizábal.
Otros casos famosos y citados fueron, el magnicidio de Eduardo Dato, las causas abiertas al fundador del PSOE, Pablo Iglesias, a Indalecio prieto y también a Miguel de Unamuno, se tratan también el crimen de Cuenca, el de Casas Viejas, el caso Jarabo, y termina con la causa contra el Lute.
Se recogen referencias de la prensa de la época, capítulos de la historia como el de Juan Oliva que intentó matar a Alfonso XII y a pesar de no conseguirlo fue condenado a muerte.

Más nombres:
Carlo Ponzi, un italiano que emigró a América y su apellido da nombra a los fraudes piramidales (su estafa la mantuvo durante años) y al salir de la cárcel se convirtió  en asesor financiero de Mussolini
Madoff, capaz de engañar al mundo financiero (la suya fue la mayor, de momento, en cuanto al monte económico. 
María Branca dos Santos, en Portugal la banquera del pueblo, utilizó el mismo mecanismo de estafa, engañando a más de 600 personas, condenada a 10 años de prisión
Más escándalos:
Sofico (1974), Fidecaya (1982), Banesto (1993), Patrick Bennett (1996), Gescartera (2001), Haligiannis (2005), Fórum Filatélico (2006), Nueva Rumasa…

¿Debemos temer  al bitcoin y otras criptomonedas? El problema es que el sistema es matemáticamente seguro pero depende de la confianza que te inspiren los creadores.

Por poner algo de “famoseo”  Nick Leeson provocó la quibra del Banco Barings, una financiera británica que tenía como clientes a la Reina de Inglaterra. Y un poco de ¿música? ¿Nos acordamos de Milli Vanilli? Este dueto pop conformado por Fabrice Morvan y Rob Pilatus, allá por 1988 en Alemania. Recibieron un  Premio Grammy 1990, en la categoría de Artista revelación del año. Sin embargo, meses después, el productor del dúo afirmó que Morvan y Pilatus no cantaban los temas, sino que sólo hacían playback

sábado

Pues no la inventamos nosotros…

San Benito, en el s. VI redactó una regla para que los monjes pudieran cumplir fielmente con sus deberes. Un organigrama que consistía en repartir las horas del día para cada actividad, los monjes no quisieron cumplirla y pensaron que la mejor manera de negarse era envenenándolo, san Benito, bueno aun era fraile, se dio cuenta y se fue del monasterio, con el partieron algunos monjes y se llevaron la “regla”. Recalaron en el sur de Roma y fundaron un monasterio al que llamaron Montecassino ya que allí es donde estaban, fundó la Orden Benedictina, fue el iniciador de la vida monástica como la conocemos hoy, fundador de monasterios autosuficientes. Su regla con el paso del tiempo, de los siglos fue dada en llamarse Santa Regla y la fueron siguiendo otras comunidades religiosas hasta alcanzar la totalidad de ellas. La Regula monasteriorum, consta de 73 capítulos y un prólogo, podría decirse que era una especie de ideario, se definía la elección del Abad, el color del habito, las costumbres a seguir, y marcaba los horarios, los tiempos para trabajar, el de rezar, comer, leer, dormir… fue seguida hasta el s. XII
Se le considera Patrono de Europa, es venerado en: Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Iglesia Luterana.
Se creó un galardón con su nombre, que fue recibido por el entonces cardenal Joseph Ratzinger (conocido posteriormente como Benedicto XVI) el 1 de abril de 2005.
En Monreal del Llano en Cuenca se encuentra una reliquia de san Benito, un hueso del cráneo.
 Joven echándose la siesta , Gustave Coubet
Volvemos a la “regla” aceptada y puesta en práctica y ya estamos en el s. XI la que regula la vida monacal dividiendo el día en horas canónicas, Maitines, Laudes, Prima, Tercia, Sexta… esta es la que queríamos estudiar mejor, empieza a las 12 del mediodía, los frailes ya han comido y ahora pueden descansar, según esta norma todos los religiosos debían acostarse en total silencio para descansar y retomar energías para el resto del día, empezaron descansando hasta que terminaron durmiendo (madrugaban mucho) , esta costumbre se extendió y la adopto hasta la población no religiosa, y de sexta, sexta, sextear, guardar la sexta pasamos a pronunciar siesta.
 La Siesta (detalle), de Joaquín Sorolla
Hay un día de la siesta como hay una de la madre o uno para las bicicletas, dicen que la siesta de Cela, aquella de “pijama padrenuestro y orinal”, no es la mejor, aunque el la llamó "yoga iberico", por contrapartida la siesta de Dalí, consiste en dormirse con unas llaves en la mano y cuando se caen al suelo finaliza la siesta, esta tampoco parece la mas recomendable según los entendidos, nos recomiendan 20 o 30 minutos, los listos de la NASA comprobaron que los astronautas mantenían la lucidez y la buena disposición después de dormir una siesta tras una mañana de intenso trabajo, podemos sestear tumbados o acostados y los he visto durmiendo en el bus. 
La siesta tiene algo de insumición, el que en pleno día cerremos la puerta, carpeta, ordenador... neguemos la atención atodos y a todo, al mundo entero, es una especie de corte de mangas que prioduce un placer solo comparable con la siesta.
 La siesta Van Gogh
Beneficios, reduce el estrés cardiaco, y disminuye la presión arterial, aumenta la memoria, fija el aprendizaje, mejora la creatividad, descansa la vista; la siesta es una cuestión de estética, que nada tiene que ver con la vagancia. La siesta… ese lento sumergirse en la región maravillosa de los sueños.
España famosa por la siesta y mucho más, es uno de los países del mundo más visitados, luce a gala sus ventajas y los motivos, el clima, las comidas y el horario, esa hora adelantada que el gobierno republicano en 1938 nos la mantuvo durante un tiempo y que después el General Franco volvió a adelantar durante la Segunda guerra Mundial y que aun la mantenemos.
En Grecia también se duerme y Japón la quiere dormir.
Algunos datos, el 60% de los españoles nunca duermen una siesta, y el 18% la duerme esporádicamente, los españoles acumulamos una media de 1.691 horas laborales cada año, mientras que esa cifra para los británicos es 1.674 y 1.371 para los alemanes. Otra cosa es el rendimiento, pero no voy a ser yo la que tire piedras sobre nuestros tejados. 
La siesta, Ramón Martí Alsina
No la inventamos nosotros pero la disfrutamos y exportamos gratis a todo el que nos quiera imitar.  

viernes

Felices Reyes:



Existen referencias documentales sobre la celebración de una Cabalgata de Reyes en Alcoy que datan de 1866, pero no fue hasta el año 1885 cuando se certifica la celebración de este acto de forma ininterrumpida hasta la actualidad, Esto la convierte en la más antigua de cuantas se celebran en España y posiblemente, en todo el mundo.
Ni a caballo ni en carroza, ni en helicóptero... En Alcoy los Reyes Magos llegan en camellos, acompañados de antorcheros y sirvientes que portan gigantes abanicos de plumas y estandartes siendo esta una de las cabalgatas que mantienen la tradición, conservándose hoy como el primer día.


Barcelona Y Granada disputan ser las primeras.
 
En noviembre de 2001 fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional