sábado

Moscas hasta en el arte:


Ya hablamos de la mosca del cuadro “VIRGEN DE LA MOSCA” aquí   y ya comentamos que había más moscas, hoy seguimos y empezamos con una historia:


Del antiguo pintor griego Zeuxis solo tenemos referencias literarias, Plinio el Viejo nos cuenta que estando siempre disputando sus talentos el maestro y su rival Parrasio, decidieron mostrar al juicio de extraños una tabla cada uno, Zeuxis representó a un muchacho llevando una cesta de uvas en la cabeza y ocurrió que varias moscas se acercaron para intentar picotear las uvas de la tabla, ufano de la sorpresa causada pidió a Parrasio que retirara la cortina que cubría su tabla, este mostró que no había tal cortina que era una cortina pintada. Zeuxis engañó a los pájaros, Parrasio  engañó a Azeuxis.

 
Zeuxis pintando a un joven con uvas
             Detalle de un mural  (Gallery of the History of Ancient Painting. Museo Hermitage)

Como contamos cosas de muy antiguo no me acuerdo bien y recurro a quienes las escribieron, Giorgio Vasari (1511 - 1574) quié acuñó el término Renacimiento, cuenta  en "Vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos italianos, de Cimabue a nuestros tiempos”  que las primeras muscae depictae en la pintura parece que fueron obra de Giotto di Bondone (1266 ó 1267 - 1337) quien a los 11 años ya demostró un gran talento y el maestro Giovanni Cimabue lo acogió como su aprendiz, con el tiempo perfeccionó su modo de crear al punto de que  Dante Alighieri (1265 - 1321) en la Divina Comedia afirmara de él que llegó a ser superior a su maestro.


La mosca de Giotto: Siendo aun joven pintó una mosca en la nariz de la figura en la que su maestro Cimbaúe estaba trabajando, una mosca tan natural, que cuando volvió el maestro para continuar su obra, varias veces intentó espantarla con la mano, pensando que era de verdad, hasta que advirtió su error.

A partir del Renacimiento es corriente encontrar moscas en las pinturas, tratando de confundir al espectador o intentando dar más realismo a la obra o espantar a las moscas verdaderas para que no se posaran en la pintura sin secar; y en los bodegones evoca la corrupción, es decir, el carácter de fragilidad de la existencia humana en este mundo; en cuadros de temática religiosa o en retratos con intención moralizante representa la caracterización simbólica como representación del demonio Beelzebú.
La mosca en la pintura tiene su lugar, historia e interpretaciones.
Por otro lado la mosca es un insecto cotidiano, uno de los más presentes en nuestra vida, casi siempre hay una o varias a nuestro alrededor.

La mosca de Petrus Christus (entre 1410 y 1420 - 1473)  posada en el marco falso del fabuloso Retrato de un Cartujo.


Detalle




La mosca de Maestro de Frankfurt (siglos XV - XVI) en la cofia blanca del Autorretrato con su esposa
                           Retrato doble del Maestro y su esposa Ginebra (colección particular)



Otra mosca (1) en una tarjetita sobre la mesa donde trabaja Luca Paccioli (1445 - circa 1517) en el famosísimo cuadro Retrato de fra Luca Pacioli y su estudiante, atribuido a Jacopo de Barbari (circa 1445 - circa 1515). Museo di Capodimonte, Nápoles.


Luca Pacioli demostrando uno de los teoremas de Euclides (Jacopo de'Barbari, 1495)

(1) Vemos en la esquina superior a la derecha del matemático, un detalle que sorprende, un rombicuboctaedro medio lleno de agua. Según los expertos, simboliza la pureza y la intemporalidad de las matemáticas. Pacioli (padre de la contabilidad moderna) está demostrando uno de los teoremas de Euclides. Este cuadro por la característica del matemático y su toma de hábitos, por las dudas sobre su autor o autores, por el desconocimiento sobre la identidad del estudiante, por terminar de averiguar lo que pone en la tarjeta y que la mosca tapa, por varias razones más merece una entrada en solitario.

En el pecho del Nazareno del Cristo en el Sepulcro de Giovanni Santi (1435 - 1494), una mosca bien grande.

Cristo sostenido por dos ángeles, Museum of Fine Arts, Budapest


Mosca en la calavera de Barthel (Bartholomäus) Bruyn (1493 - 1555):
Museo Kroller Muller


Dos moscas, una en un rincón del mantelito donde reposa una hogaza de pan negro, otra sobre un trozo de queso en El Pago, de Lucas Cranach el Viejo (1472 - 1553).



Una mosca en el dintel de la ventana de:  Un Jarrón con flores ante una ventana de Ambrosius Bosschaert el Viejo (1573 - 1621).

No una, dos moscas en el melón de: Niños comiendo fruta de Bartolome Esteban Murillo (1617 - 1682).
 




Bartolomé Esteban Murillo: Niños comiendo melón y uvas, 1650.
Alte Pinakothek, Munich, Alemania.
Otras moscas de las muchas que se pintaron:

Retrato de una mujer de la familia Hofer  de Swabian 


                                 Benedetto Pagni. Pie san sebastian  


No se sabe si la mosca estaba pintada o simplemente se dejo fotografiar sobre la pintura
Roberto Mollá
 
Las anécdotas referidas aparecen tal cual en diferentes escritos, en otros y sobre el mismo hecho cuentan la anécdota de otra manera, pero había que elegir y he optado por las más plausibles.


En fotografía el  taiwanés Yung Cheng Lin, artista contemporáneo, pone moscas en sus series Rituals, Skin, Différance y Tag, ente otras.
“No hay explicación para mis imágenes porque quiero que hayan diferentes y variadas interpretaciones, y me gustaría ver cuáles son“.  Tal vez la mosca este ahí para acentuar el realismo ya plasmado en sus fotografías y darle un sentido de cotidianidad.
  

24 comentarios:

  1. Cuantas cosas he aprendido leyéndote . Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin tener que dar manotazos a las moscas, ya has visto que les he dicho que tenían que estar quietas. Como llegaron hace miles de años, desde antiguo que están en la historia. Un abrazo Chelo

      Eliminar
  2. Ester, te has currado este post de las moscas en el arte, amiga...Como bien dices, tiene muchas interpretaciones su presencia y quizá la principal es que, forman parte de la vida, le dan verosimilitud y movimiento y nos recuerdan que todo es caduco y perecedero...
    Mi felicitación y mi abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu has dado otra opinión mas del porque las moscas están en la pintura. Por aquí suelo aparecer una vez al mes porque el tiempo no me da para todo y te agradezco que vengas y comentes. Abrazos sin insectos

      Eliminar
  3. Vosotras las familiares,
    inevitables, golosas,
    vosotras moscas vulgares
    me evocáis todas las cosas.

    ¡Oh viejas moscas voraces...
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio Machado puso poesía donde otros han puesto pintura, las moscas siempre están presentes. Un abrazo

      Eliminar
  4. De lo más interesante, ya me veo observando moscas en una próxima visita al museo... la verdad es que es un buen recurso para aportar realismo al cuadro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta verlas, pero hay muchas, yo he traído unos cuantos cuadros pero faltan muchos mas. Gracias por pasarte por este rinconcito. Un abrazo

      Eliminar
  5. Enhorabuena!!!! Peaso entrada que has hecho.
    Es completísima, ilustrativa y bien documentada.
    Gracias por enseñarme tanto y tan bien como me lo has enseñado..
    Muchos saltibrincos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrás visto que he echado insecticida y todas las moscas se han quedado quietas, no ha sido tan desagradable como parecía. Abrazucos

      Eliminar
  6. Excelente post sobre esas moscas en el arte de la pintura. No imaginaba que había tantas...
    Un gran blog.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay más pero bastante largo ha sido el post, los pintores les tiene aprecio, les ayudan a hacer mas real su obra. Abrazossss

      Eliminar
  7. Conclusión la mosca está presente en nuestras vidas
    fenomenal entrada, y gracias por poner las ampliaciones xk algunas pasan desapercibidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que están presentes, y en verano me ganan, son mayoría. Hay tantas que creo que haré otra entrada con moscas. De nada, las ampliaciones eran necesarias, creo, supongo que si vemos los cuadros al natural se deben apreciar mejor.

      Eliminar
  8. ¡Será por moscas!
    Un post. muy interesante, jamás lo hubiese pensado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace algún tiempo, al principio he dejado el enlace, ya publique sobre el tema, entonces era solo una mosca pero que no dejaba en paz a los personajes del cuadro. Otro día puede que vuelva con mas moscas. Un abrazo grande

      Eliminar
  9. Como te decía en la entrada del cuadro de la Virgen de la mosca: Están en todas partes. La del Giotto la conocía. Pero las otras no. Como Milena te dice, ya me veo observando moscas en mis próximas visitas a lis museos! Jajajajaja.

    ¡Besos y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que mirar con detenimiento, algunas pasan desapercibidas, pero hay muchas, no solo las que he traído aquí. Muchas gracias por darte una vuelta por todas las entradas. Abrazos contentos

      Eliminar
  10. Madre mía...pero qué pasa con ellas?
    Seguro que cuando los humanos aparecieron ya se frotaban las alas de gusto.
    Qué pasada de entrada, Ester. Mi sincera felicitación.
    Un abrazo, pero con cuidado no vaya a haber una mosca de por medio y la aplastemos, que me dan un asco!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves los años que llevan por aqui, por eso se sienten dueñas y señoras, y los pintores las inmortalizaron especialmente en los bodegones para dar naturalidad a sus pinturas, menos mal que estas se estan quietas, muy quietas. Un abrazo vigilante que no haya moscas.

      Eliminar
  11. Cuanto aprende uno contigo!
    Genial y Gracias.

    Abrapachos 0)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las moscas son molestas, pero existen, esta no es la primera vez que llegan a este blog y no será la ultima. Un apabracho especial por ser para ti

      Eliminar
  12. Como me ha divertido esta entrada, nunca le había prestado atención a esto, me parece todo un descubrimiento.

    Si que es verdad que en las pinturas donde aparece, da sensación de más realismo... o de situación cotidiana. Como algo que está sucediendo en ese momento. Que curioso jajaja

    La verdad es que en la vida real no soy muy fan de las moscas, pobrecicas... por que me gusta respetar a todos los seres vivos, pero las pobres cuando aparecen cerca de la comida, me da tremendo repelús.

    ¡Besicos guapísima! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las moscas de verdad me molestan, y hago lo posible porque no entren en casa, si lo hacen las saco vivas o muertas. En la pintura es arte y sobretodo se están quietecitas. Un abrazuco

      Eliminar