sábado

Espías I:


La segunda profesión más antigua del mundo porque se ha practicado desde siempre, es lo que les cuentan a los visitantes del Spy Museum Berlin, donde podemos admirar gadgets increíbles de los espías del siglo pasado.
Doce siglos antes del nacimiento de Jesucristo, Josué (sucesor de Moisés a la hora de dirigir a los israelitas a la Tierra Prometida) queriendo conquistar Jericó, ciudad del valle del Jordán situada a unos ocho Kilómetros del mar Muerto y a unos treinta de Jerusalén,  decide encargar a dos de sus lugartenientes que viajen hasta Jericó para investigar la mejor estrategia militar con objeto de invadir la ciudad. Emprendieron viaje y al llegar se alojaron en casa de una prostituta llamada Rahab, quien los ayudó a esconderse en un momento en que se sintieron  perseguidos. Como pago por la ayuda que les prestó los espías prometieron respetar su vida y la de los otros inquilinos de la vivienda cuando invadieran la ciudad.  Para que todo saliera bien y que los soldados al llegar supieran que casa no debían derribar le pidieron que descolgara una cuerda roja sobre la fachada.  Tres días después el ejército de Josué cruzó el río Jordán, entró en la ciudad y arrasó con todo pero respetaron la vida de Rahab como le habían prometido.
Podríamos decir que nos referimos a los primeros espías de la historia, su episodio está recogido en el Antigua Testamento.
Como curiosidad en 1989, poco antes de que cayera el Muro de Berlín, en la República Federal de Alemania se llamó Rahab a una organización de inteligencia creada contra la incipiente piratería informática.
Posiblemente la primera mujer espía fuera Dalila. Los filisteos conocían la fuerza de Sansón  y no sabían cómo vencerle, les asustaba, se decía  que mató a mil de ellos con la quijada de un asno,  Hanún el rey filisteo le pidió a Dalila que averiguara donde radicaba la fuerza de Sansón que con artes y amores le sonsacó el secreto, luego ya solo tuvo que esperar que se durmiera para cortarle el pelo y llamar a la guardia para que lo detuvieran. Los filisteos se despistaron y el pelo le volvió a crecer…
En tiempos ya hubo una policía secreta para descubrir espías y se constituyó porque el espionaje para los espartanos era una de sus ciencias preferidas: “El espía es el ojo del rey; quien no lo tiene está ciego”, dice uno de sus proverbios para destacar su importancia. Hablamos de hace 2.500 años, esta policía se llamaba “Crypteia” la formaban jóvenes que se mezclaban entre los esclavos para enterarse de cualquier intento de rebelión.  Se dice que algunos jóvenes a los que Demóstenes mando asesinar por espías espartanos, pero dado sus filias…. 
En la antigua Roma, los principales políticos también  tenían su propia red de vigilancia, la cual les proveía información acerca de las intrigas en las distintas escalas del poder en el imperio.
Los romanos empleaban términos como explorator y speculator pues explorar el terreno y observar al enemigo eran las principales misiones de los espías en el ejército republicano. Cuando se enviaban espías en las embajadas, se les encubrían bajo el nombre de emissarius.
Cicerón se quejaba frecuentemente de que sus cartas eran interceptadas y lamentaba no encontrar mensajeros leales que no leyeran las cartas que debían entregar
Julio César también construyó una red de espionaje que lo tenía al tanto de los complots en su contra. De hecho, es posible que él supiera acerca de la conspiración en el Senado que acabó con su vida.
En la Edad Media hubo numerosos tipos de espía, el emisario que entraba en territorio enemigo a entregar un mensaje, generalmente estaba mal visto pero estas tareas las realizaban los aristócratas, 1389 el heraldo de Luis III, rey de Sicilia acusó de espías a sus homónimos en toda Europa. Los embajadores eran también espías por eso Enrique V de Inglaterra, decidió encarcelar a todos los embajadores franceses mientras desarrollaba sus planes de invasión del país vecino.
Aparte de estos espías «oficiales», otras personas podían cumplir ocasionalmente las funciones del espía: mercaderes, comerciantes, hasta músicos, médicos, juglares, religiosos o hasta peregrinos. Un astrólogo español disfrazado de peregrino del camino de Santiago fue enviado a Inglaterra para participar en el asesinato del rey Enrique VII; como había perdido dos dientes y se le podía identificar fácilmente por esa tara física, se hizo fabricar dos de repuesto en marfil del mismo color que los demás.
Además de los espías de la Corona había otros que lo hacían por dinero, si era por encargo del rey el desembolso contaba como «asuntos privados». Hay constancia que en  1379 el espía inglés en Francia Nicolás Briser recibía una paga anual de cincuenta marcos. Frank de Hale, capitán en Calais, base inglesa al norte de Francia durante la guerra de los Cien Años, contaba con un presupuesto de 104 libras para pagar servicios de espionaje, también había una partida presupuestaria para propagación de rumores falsos.
Desde muy temprano en la historia se idearon sistemas de cifrado para proteger la información secreta. Los más sencillos consistían en sustituir letras por cifras.
La Santa Inquisición impulsada por las autoridades de la Iglesia Católica (Papa Sixto IV) durante la Edad Media, llegó a España en la corona de catilla en 1478, implicó la organización de una verdadera red de espionaje que no tuvo fronteras, ni límites. La estructura de sus tribunales integraba a servidores laicos que participaban en las persecuciones y arrestos de los sospechosos; eran una especie de “policía secreta”. Más aún, todo ciudadano tenía la obligación de denunciar cualquier acto que iba en contra de las reglas dictadas por el Santo Oficio. El servicio de Inteligencia inquisitorial extendió sus tentáculos para controlar los libros publicados, los servicios postales e indagaba la vida de los acusados de ir en contra de los dogmas eclesiásticos, sobre todo aquellos involucrados con la brujería.  
Durante la Revolución Francesa, Maximiliano Robespierre y sus colaboradores vigilaban con atención a la gente y reprimían con violencia cualquier disidencia interna.
En 1793, el gobierno revolucionario estableció 12 "comités de vigilancia" por todo el país. Estos comités estaban autorizados para identificar, monitorear y arrestar a cualquier sospechoso, ya fuera un antiguo noble, un extranjero, un francés que hubiera llegado hacía poco al país, funcionarios públicos suspendidos y muchos más. Un juego entre diplomático y político.
Entre los más conspicuos miembros de este selecto club de espías y conspiradores, aparece el nombre de Joseph Fouché, sin duda alguna, el precursor de los servicios secretos modernos.
Robespierre se encontró con un “impostor vil y miserable”, alguien que aun aliado de los jacobinos no le ofrecía confianza, Fouché, pero el medró y alcanzó la presidencia del club de los jacobinos y después molesto con Robespierre por sus criticas se cambió de bando, al más puro estilo de espía se convirtió en un personaje molesto luego que logró incluso convencer a miembros del propio Comité de Salud Pública y del Comité de Seguridad Pública, para pararle los pies al Incorruptible. La suerte de Robespierre estaba echada. Y las suya también el nuevo Directorio lo castigó por su pasado y fue encarcelado, pero se las ingenió para escalar de nuevo y recuperar su espacio, recibiendo como premio su rehabilitación y la entrada en el Cuerpo Diplomático. Su carrera estaba lanzada: ocupó el cargo de Ministro de Policía a partir de 1799.
En los siglos XVIII y XIX, algunos gobiernos dieron nivel burocrático a la vigilancia. En Europa se establecieron departamentos oficiales llamados "cámaras negras" para leer las cartas de individuos sospechosos.
Ser espía estaba mal visto, solían terminar muertos antes de tiempo o escapando de sus perseguidores debían cambiarse de bando, lo que origino el juego de los agentes dobles. A partir del siglo XX la figura del espía fue apartada del descrédito generalizado, de la infamia y de la calumnia.

En otro capítulo seguiremos espiando, este ya ha resultado demasiado extenso.

10 comentarios:

  1. GRacias por tanta información....al final te quedará la de los rusos en las elecciones de EEUU! :DDD

    Saltibrincos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa ya está en la prensa, cada día se habla de ello, ojalá se desvele la verdad pronto y sirva para algo. Saltos y brincos

      Eliminar
  2. No conocía toda esta historia. Seguramente un poco antes ya existían espías ya que -¿como se difundió tan rápidamente el fuego, la rueda... entre las primeras tribus?
    - Jubi, porque en el router habían puesto una contraseña muy débil y entraba todo el que quería.
    Claro y hasta a Dios al principio de la creación ya le espiaron.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa viñeta me hubiera venido bien para cerrar la entrada. Parece que el espionaje es el segundo oficio mas antiguo del mundo. Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Pero como puedo ser tan despistada! ¡Acabo de ver el enlace a este lugar!

    Aquí me quedo preciosa, me parece muy interesante todo lo que nos cuentas ¡sobre los espías! Es un tema que siempre me ha intrigado cuando aparece en películas, etc. siempre roba mi atención.

    Pero la verdad es que desconocía todos estos datos, pues si que existe el espionaje desde hace tiempo... madre mía jajaja

    Besicos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos sorprendería saber la de cosas que nos parecen actuales pero provienen de hace siglos. El espionaje ha ido evolucionando y yo solo he puesto pinceladas, es un tema que puede dar mucho juego y escribir varias entradas. Bienvenida a este rincón. Abrazucos

      Eliminar
  4. Desde el principio de los tiempos la desconfianza del hombre,el ansia de poder y de dominio ha sido absoluta, por tanto las consecuencias son lógicas, hostilidades, guerras y destrucción...
    Mi felicitación y mi abrazo por tus buenos posts, Ester.

    ResponderEliminar
  5. Desde el principio de los tiempos la desconfianza del hombre,el ansia de poder y de dominio ha sido absoluta, por tanto las consecuencias son lógicas, hostilidades, guerras y destrucción...
    Mi felicitación y mi abrazo por tus buenos posts, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el principio, no se de donde surgió esa necesidad de supremacia, ese querer saber mas de los demas que de nosotros mismos. Muchas gracias, a veces tardo en responder, pero siempre llego. Cariño y abrazos

      Eliminar
  6. S.M Dª Ester, reina de los posts

    ¡¡¡Oleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!
    Una jartá de buenos!!!

    Besos.

    ResponderEliminar